Quiénes Somos

Historia

En el año 1967, hace ya 47 años, varios padres de Personas con Discapacidad Intelectual se unieron y crearon una Asociación de Ámbito local denominada APROSUBA-1, dependiente de la Asociación Provincial que fundaron inicialmente que se denominaba “APRODEBA”. El promotor y fundador de todo esto fue D. Antonio Tomillo Encarnado, por este motivo todos los Centros y Servicios que se han ido creando con posterioridad se les ha denominado con su nombre, como homenaje a su gran labor en pro de las Personas con Discapacidad Intelectual.

Esta primera Asociación de padres se instaló en la C/ Virgen de Guadalupe, en los locales que se conocían como el antiguo colegio de D. Roberto Trigueros, y las actividades que se llevaban a cabo eran fundamentalmente educativas, ya que se atendían Personas con Discapacidad Intelectual de todas las edades, muchos de ellos niños/as en edad escolar. Y los profesionales que las llevaban a cabo eran en su mayoría maestros/as voluntarios, ya que se carecía de dotación presupuestaria.

En el año 1975, fallece D. Antonio Tomillo Encarnado continuando su labor como Presidenta de la Asociación Dª Antonia Guerrero Lima, y en 1977, diez años más tarde, comienza a realizar los trámites burocráticos necesarios para el reconocimiento como Asociación por el Gobierno Civil de la provincia, consiguiéndolo el 25 de mayo de 1977, fecha en que se aprobaron los primeros Estatutos, siendo inscrita en la sección primera del Registro Provincial de Asociaciones con el número 330. Posteriormente en 1978 fue inscrita en el Registro de Entidades de Recuperación y Rehabilitación de minusválidos de la Dirección General de Sanidad y Seguridad Social con el número 458.

Pues bien, una vez solucionada la personalidad jurídica como Asociación, la Junta Directiva decide que deben crear un Centro donde los usuarios pudieran completar sus enseñanzas en régimen laboral una vez que hubieran terminado el proceso educativo para que no se vieran de nuevo en sus casas sin otra salida, acordando la creación de un Centro Ocupacional. Este Centro Ocupacional en un principio empezó a funcionar en los mismos locales de la C/ Virgen de Guadalupe. Más tarde, como consecuencia de la falta de espacio para atender las solicitudes de nuevos ingresos y las largas listas de espera, la Junta Directiva mantiene conversaciones con la Congregación de Misioneros Hijos del Inmaculado Corazón de María para comprar los anexos a la Iglesia del Rosario que eran de su propiedad y que constaban tanto de edificaciones que se habían dedicado a Seminario, como de una gran extensión de terreno y huerta. Esta compra se lleva a cabo el 13 de Febrero de 1978. Y es aquí cuando se produce la escisión, el Ministerio de Educación y Ciencia se hace cargo del colegio como Centro de Educación Especial y lo mantiene en un principio en los mismos locales de la C/ Virgen de Guadalupe hasta que se construye un nuevo edificio en la Carretera de los Santos, y APROSUBA-1, comienza las obras de adaptación y mejoras concedidas por la Dirección General de Acción social del Ministerio de Sanidad y Seguridad Social; en la planta baja del edificio, donde se instalan los talleres, cocina, comedor, etc.. del Centro Ocupacional, y posteriormente de la planta alta para convertirla en Residencia. Estas nuevas edificaciones se inauguran en Diciembre de 1982, abriéndose oficialmente el Centro el 10 de enero de 1983, fecha en que se trasladan y comienza a funcionar en estas instalaciones el Centro Ocupacional, con una capacidad máxima, por entonces, de 75 usuarios, atendidos de forma gratuita en régimen de media pensión y transporte.

Pues bien, desde 1967, hace ya 47 años que comenzamos nuestra andadura, los tiempos han cambiado mucho. Hasta hace poco tiempo se han hecho clasificaciones poniendo el acento con mayúsculas en la propia discapacidad de la persona, utilizando términos obsoletos. Hoy día, afortunadamente, se piensa desde el punto de vista de las capacidades que poseen las personas con discapacidad y cuales son en cada momento de sus vidas sus necesidades de apoyo, ya que estas cambian desde que nacen hasta que van envejeciendo, al igual que en el resto de la población. Por este motivo, estos servicios no terminan nunca y todos, Administraciones y Asociaciones al unísono, tenemos la obligación de adaptarnos y trabajar las nuevas necesidades de apoyo que vayan surgiendo, como es el caso del envejecimiento en las personas con discapacidad intelectual. Pero también hay que trabajar al mismo tiempo con personas jóvenes, o con escasas necesidades de apoyo, y ellos, al igual que todos nosotros, se plantean metas en sus vidas y tienen aspiraciones en todos los ámbitos, tener un puesto de trabajo, pareja, familia, deporte y ocio normalizado. Por este motivo creamos Asociaciones paralelas como son el Club de Ocio “Koala” y el Club Deportivo “El Bellotín”, que les permite competir no solo dentro del ámbito de nuestra región, sino también por toda España dentro de un club federado como “deportistas de élite”. Y hemos ido adaptando los servicios que se crearon inicialmente y creando nuevos servicios que se adapten a cubrir todas las necesidades que puedan surgirles a lo largo de sus vidas, desde la Atención Temprana y la Habilitación Funcional, hasta los Servicios Residenciales de Apoyo Limitado y Apoyo Extenso donde reciben una atención integral cuando los padres ya son mayores o se quedan solos. Pasando por todos los servicios diurnos de Centro de Día, con 7 aulas diferenciadas por síndromes y necesidades de apoyo (incluida la de envejecimiento) con los tratamientos específicos de Psicología, Fisioterapia, Logopedia y Terapia Ocupacional, más Deporte Adaptado incluidos. Y el servicio de Centro Ocupacional con los talleres de Lavandería, Huerta y jardinería, Carpintería y Manipulados Industriales I y II, más los servicios complementarios de Psicología, Aula de Apoyo y Deporte.

Nuestra web utiliza cookies para proporcionar una mejor experiencia al usuario. Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies. OK | [+] Info
Política de cookies +